FONDOLÍMPICA

Consejos, Ideas, Recomendaciones

Como Cicatrizar Un Corte En La Lengua?

Protección de la herida y gestión del dolor – Una vez que el profesional de salud haya tratado la lesión en la lengua, manténgase al pendiente de cualquier signo de inflamación o sangrado excesivo. Las suturas de lengua se pueden romper con facilidad y provocar que una persona aspire sangre, de acuerdo con los Anales de Medicina y Cirugía.

  • Llame a su médico si la lesión se abre nuevamente o si vuelve a sangrar después de haber sido tratada.
  • La mayoría de las heridas bucales leves, incluidos los cortes en la lengua, se pueden limpiar con una solución de agua con sal o con un enjuague de agua oxigenada.
  • Las heridas por punción en la lengua generalmente sanan por sí mismas.

Por otro lado, los médicos pueden recetar antibióticos a los pacientes con sistemas inmunológicos debilitados o cuya lesión de la lengua sea parte de una fractura en la mandíbula, según la revista médica Annals of Medicine and Surgery. Según la revista Emergency Physicians Monthly, es frecuente que las suturas de la lengua se suelten, se caigan o se absorban por sí mismas, por lo que no suele ser necesario regresar al médico para retirarlas.

¿Qué es bueno para cicatrizar una herida en la lengua?

Glicerina: aplicar regularmente glicerina en las partes afectadas de la lengua ayuda a la cicatrización en muy poco tiempo.

¿Cuánto tiempo tarda en cicatrizar una herida en la lengua?

Las lesiones superficiales se curan bastante rápidamente y las más profundas por lo general no persisten más de 3 semanas.

¿Qué hacer cuando te cortaste la lengua?

Aplique presión con un trozo de gasa o un paño para detener el sangrado. Coloque hielo o una compresa fría envuelta en un paño fino en el labio y la boca si hay hinchazón.

¿Cómo saber si la lengua está infectada?

¿Qué dice de nuestra salud la apariencia de nuestra lengua? – Ponte frente al espejo y observa tu lengua. ¿Qué ves? Aquí te ofrecemos una pequeña guía para interpretarlo:

Lengua muy roja y brillante. A pesar de que la lengua presenta un color rosado natural debido a la enorme cantidad de vasos sanguíneos que posee, en ocasiones puede verse más roja de lo normal, Esto podría revelar alguna deficiencia nutricional, como es el caso de la falta de vitamina B12 o de hierro (que podrían ocasionar una pérdida de papilas y hacer que la lengua se viese más brillante y suave). Lengua blanquecina o con manchas. Una lengua con manchas blancas o blanquecina en su total puede ser el reflejo de haber sufrido una infección por hongos (por ejemplo, candidiasis ). También es frecuente en personas con sistemas inmunes debilitados como ancianos o personas con enfermedades autoinmunes, Lengua marrón. Una mala higiene oral, un problema de tabaquismo o el uso de antibióticos de forma prolongada pueden hacer que las papilas se vean más decoloradas proporcionando a la lengua un aspecto oscuro y desgastado. Aunque no entraña ningún riesgo para la salud, este hecho puede implicar mal aliento o halitosis. Lengua agrietada. A medida que envejecemos, nuestra lengua puede sufrir la aparición de algunas grietas y fisuras. Otras, sin embargo, pueden surgir debido a una incorrecta higiene bucal o una infección por hongos, De la misma forma, los aparatos de ortodoncia y otros dispositivos dentales pueden causar estas hendiduras en la lengua. Lengua con llagas. Si aparecen llagas en la boca de forma recurrente es posible que se sufra la carencia de ciertos nutrientes, como es la vitamina B6, el hierro o la niacina, Por otra parte, las llagas en la lengua pueden aparecer también debido a un problema de estrés crónico, ya que las personas que se encuentran agotadas o muy nerviosas son más propensas a sufrirlas. Lengua hinchada con capa blanca gruesa. Cuando la lengua muestra esta apariencia significa que existe un problema de acumulación de mucosidad en el cuerpo (o que existe una deficiencia de ciertas bacterias buenas). Por otra parte, si la lengua se muestra únicamente blanca en los laterales, es probable que se sufra algún tipo de problema en los pulmones, Lengua con una grieta en el medio. Una lengua con una grieta en el medio puede ser el reflejo de un estómago débil o determinados problemas digestivos,

¿Cómo cerrar una herida abierta sin sutura en casa?

Aplique una crema o loción antiséptica. Cubra la zona con tela adhesiva o gasas estériles si la zona se encuentra en las manos o los pies, o si es posible que se filtre en la ropa. Cambie las gasas con frecuencia. Revise la zona a diario y manténgala limpia y seca.

¿Qué pasa si tienes una herida en la lengua?

Problemas médicos – Según la gravedad del daño, una lesión en la lengua puede ser tanto un corte profundo como un colgajo parcial. Cualquier cortadura grande en la lengua requiere de atención médica inmediata, ya que podría ser necesaria una sutura para asegurar que la lengua cicatrice correctamente.

Una herida visiblemente abierta y profunda. Colgajos grandes. Dos heridas que se cruzan entre sí. Cualquier herida que mida más de 1.5 cm. Cualquier herida que no deje de sangrar.

¿Qué pasa si te sale una herida en la lengua?

Déficit de limpieza dental – No seguir buenas prácticas de higiene bucodental está detrás de gran parte de las afecciones bucodentales. Gracias al cepillado dental eliminamos las bacterias que se alojan en dientes y encías, impidiendo que estos microorganismos patógenos dañen las estructuras bucales.

  • Si las llagas en la lengua salen a consecuencia de infecciones en la boca, es muy probable que el motivo principal sea la falta de higiene bucal,
  • Por ello, te recomendamos que optimices tu limpieza dental, siguiendo una buena técnica de cepillado y lavándote los dientes entre dos y tres veces cada día.

Para mejorar la higiene en dientes y encías debes de eliminar la placa bacteriana que se aloja entre los dientes. Para optimizar la higiene interdental puedes usar el irrigador bucal, los cepillos interproximales y el hilo dental. Finaliza tu rutina de higiene oral con un buen colutorio, que aporte protección a tu sonrisa.

¿Qué es bueno para el dolor en la lengua?

Los problemas linguales incluyen dolor, hinchazón o cambio de la apariencia o funcionamiento de la lengua. La lengua está compuesta principalmente de músculos y revestida por una membrana mucosa, La superficie de la parte posterior está cubierta de pequeñas protuberancias (papilas).

Entre las papilas se encuentran las papilas gustativas, que le permiten percibir los sabores.La lengua mueve el alimento para ayudar a que usted mastique y trague.La lengua también ayuda a formar las palabras.

Existen muchas razones diferentes para los cambios en la función y apariencia de la lengua. PROBLEMAS PARA MOVER LA LENGUA Los problemas de movimiento de la lengua son causados con mayor frecuencia por daño en los nervios. En raras ocasiones, los problemas para mover la lengua también pueden ser ocasionados por un trastorno por el cual la banda tisular que fija la lengua al piso de la boca es demasiado corta.

Problemas para amamantar en los recién nacidosDificultad para movilizar el alimento durante la masticación y la degluciónProblemas en el habla

PROBLEMAS CON EL SENTIDO DEL GUSTO Los problemas del gusto pueden ser causados por:

El daño a las papilas gustativasProblemas en los nerviosLos efectos secundarios de algunos medicamentosUna infección u otra afección

La lengua normalmente percibe los sabores dulces, salados, agrios y amargos. Otros “sabores” son realmente una función del sentido del olfato. Mire éste video sobre: Gusto AUMENTO DEL TAMAÑO DE LA LENGUA La hinchazón de la lengua se presenta con:

Acromegalia Amiloidosis Síndrome de Down Mixedema Rabdomioma Síndrome de Prader-Willi Cáncer de lengua

La lengua puede ensancharse en las personas sin dientes que no tienen prótesis dentales. La hinchazón repentina de la lengua se puede presentar debido a una reacción alérgica o efecto secundario de un medicamento. CAMBIOS DE COLOR Pueden ocurrir cuando la lengua resulta inflamada ( glositis ).

Las papilas (protuberancias en la lengua) desaparecen haciendo que la lengua tenga una apariencia lisa. La lengua geográfica es una forma de glositis en parches en la cual la ubicación de la inflamación y la apariencia de la lengua cambian de un día a otro. LENGUA VELLOSA Es una afección en la cual la lengua tiene un aspecto velloso o peludo.

Este trastorno puede tratarse con antimicóticos en algunas ocasiones. LENGUA NEGRA Algunas veces, la superficie superior de la lengua se torna de color negro o marrón y es una afección desagradable, pero no es dañina. DOLOR EN LA LENGUA El dolor en la lengua se puede presentar con la glositis y la lengua geográfica.

Neuropatía diabética Leucoplasia Úlceras bucales Cáncer oral Deficiencia de vitamina B12

Después de la menopausia, algunas mujeres presentan una sensación súbita de que la lengua se les ha quemado, lo que se conoce como síndrome de boca ardiente o glosopirosis idiopática. No existe un tratamiento específico para este síndrome, pero la capsaicina (el ingrediente que hace que los pimientos sean picantes) puede brindar alivio a algunos personas.

Tener buenos hábitos de cuidado oral puede ayudar cuando se presenta la lengua negra y la lengua vellosa. Asegúrese de consumir una dieta bien balanceada. Las aftas sanarán por sí solas. Visite al odontólogo si tiene un problema en la lengua causado por prótesis dentales. Los antihistamínicos pueden ayudar a aliviar la inflamación de la lengua causada por alergias.

Evite la comida o fármacos que causan la hinchazón de la lengua. Busque atención médica de inmediato si la inflamación está dificultando la respiración. Comuníquese con su proveedor de atención médica si el problema en la lengua le dificulta comer o respirar o si el problema persiste.

¿Cuando notó por primera vez el problema?¿Ha tenido síntomas similares anteriormente?¿Tiene dolor, hinchazón, problemas para respirar, o dificultad para tragar? ¿Tiene problemas para hablar o mover la lengua?¿Ha notado cambios en el sabor?¿Tiene temblores en la lengua?¿Qué empeora el problema? ¿Ha tratado algo que ayude?¿Usted usa dentadura postiza?¿Hay problemas con los dientes, encías, labios o garganta? ¿Tiene sangrado en la lengua?¿Tiene una erupción o fiebre? ¿Tiene alergias?¿Qué medicamentos toma?¿Utiliza productos de tabaco o bebe alcohol?

Usted podría necesitar pruebas de sangre o una biopsia para verificar si hay otras afecciones. El tratamiento depende de la causa del problema en la lengua. Los tratamientos posibles incluyen:

Si el daño del nervio ha causado un problema de movimiento de la lengua, la afección debe tratarse. La terapia puede ser necesaria para mejorar el habla y la deglución.La anquiloglosia probablemente no necesite tratamiento, a menos que tenga problemas para hablar o para tragar. La cirugía para liberar la lengua puede aliviar el problema.Se pueden prescribir medicamentos para las úlceras bucales, la leucoplasia, el cáncer oral y otras lesiones en la boca.Se pueden prescribir antiinflamatorios para la glositis y la lengua geográfica.

Lengua oscura; Síndrome de la boca ardiente – síntomas James WD, Elston DM, Treat JR, Rosenbach MA, Neuhaus IM. Pruritus and neurocutaneous dermatoses. In: James WD, Elston DM, Treat JR, Rosenbach MA, Neuhaus IM, eds. Andrews’ Diseases of the Skin: Clinical Dermatology,13th ed.

Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 4. Neville BW, Damm DD, Allen CM, Chi AC. Oral manifestations of systemic diseases. In: Neville BW, Damm DD, Allen CM, Chi AC, eds. Oral and Maxillofacial Pathology,4th ed. St Louis, MO: Elsevier; 2016:chap 17. Pham KL, Mirowski GW. Oral diseases and oral manifestations of gastrointestinal and liver disease.

In: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds. Sleisenger and Fordtran’s Gastrointestinal and Liver Disease,11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2021:chap 24. Versión en inglés revisada por: Josef Shargorodsky, MD, MPH, Johns Hopkins University School of Medicine, Baltimore, MD.

¿Cómo se sutura una lengua?

Recursos de temas La lesión en la lengua puede deberse a

Picaduras accidentales Empastes o dientes afilados o rotos Traumatismo cerrado Traumatismo penetrante

See also:  Donde Estudiar Corte Y ConfecciN?

Pueden ocurrir mordidas accidentales durante la masticación normal, convulsiones o un golpe en la mandíbula (p. ej., por una caída, un altercado, un accidente automovilístico) cuando la lengua está entre los dientes. Amalgamas (rellenos de caries) afiladas o rotas o dientes afilados o rotos La lesión lingual por un traumatismo facial mayor no penetrante generalmente se asocia con un daño significativo a las estructuras adyacentes.

El traumatismo facial penetrante se debe a disparos de armas de fuego y a puñaladas graves o al daño intenso producido por otros tipos de arma blanca al atravesar el cuerpo. El compromiso de la lengua implica la afectación de otras estructuras de la mitad inferior de la cara. Las principales lesiones faciales penetrantes sangran mucho y pueden obstruir las vías aéreas debido a la aspiración y/o al edema de la lengua y el piso de la boca.

La mayoría de las lesiones de la lengua son relativamente menores y la abundante irrigación sanguínea de la lengua garantiza que se curen rápidamente sin infectarse. Sin embargo, esta gran vascularización hace que el logro de la hemostasia sea un desafío en las lesiones graves.

Alisado de dientes o empastes afilados Curación por segunda intención A veces sutura

En general el sangrado se ha detenido cuando el paciente llega a la consulta. Las laceraciones hemorrágicas aisladas a menudo se pueden comprimir con una gasa. El traumatismo orofacial con sangrado extenso se debe evaluar y manejar en la sala de operaciones con anestesia y protección de las vías aéreas.

La principal consideración para la lesión de la lengua es si requiere reparación. Esta decisión se toma con más cuidado que en las laceraciones de la piel de tamaño similar porque la reparación de la lengua requiere un paciente muy colaborador o el uso de sedación o anestesia. Por lo tanto, una laceración que en el brazo se repararía, en la lengua se permitiría su curación espontánea.

Por fortuna, muchas laceraciones de la lengua no requieren reparación quirúrgica. Las laceraciones linguales que requieren reparación incluyen aquellas que tienen

Avulsión o amputación parcial Sangrado persistente Configuraciones problemáticas (p. ej., las laceraciones son bisectantes, abiertas, en forma de u, o incluyen colgajos grandes) Tamaño de la herida > 2 cm (más pequeño, si se trata de una división en la punta de la lengua)

Las laceraciones superficiales de la lengua debidas a un diente roto o al empaste se tratan mediante el relleno (alisado) del diente o la reparación del empaste. La curación de las laceraciones lineales simples se facilita mediante el uso de protectores dentales o bucales. Incluso los pacientes más cooperativos rara vez pueden mantener la boca abierta y la lengua inmóvil. Un asistente puede sostener la lengua con una gasa y mantenerla extendida. Algunos médicos colocan una sutura de material resistente como reparo a través de la punta anestesiada de la lengua y la utilizan para la tracción y la estabilización. Los niños típicamente requieren sedación durante el procedimiento o, a veces, anestesia. Se irrigua la herida con una cantidad escasa (p. ej., < 100 mL) de solución fisiológica, con cuidado para evitar la aspiración por el paciente. Se elimina todo el material extraño; es imposible e innecesario mantener la herida libre de saliva durante la reparación. Se debe extraer cualquier tejido claramente desvitalizado. Luego se cierra la herida con material de sutura reabsorbible 3-0 o 4-0. La sutura de material reabsorbible es más suave (y, por lo tanto, más cómoda dentro de la boca) que el material sintético irreabsorbible y no es necesario quitarla. Los pacientes deben seguir una dieta blanda durante varios días y enjuagarse la boca después de comer o beber. Todas las heridas, excepto las más leves, deben revisarse en aproximadamente 48 horas. Por lo general, los antibióticos son innecesarios a menos que la herida esté contaminada (según la naturaleza de la lesión, de una fuente exógena) o que el paciente esté comprometido médicamente de manera significativa (tenga diabetes mellitus mal controlada u otro inmunocompromiso). El beneficio del uso de antibióticos para la mayoría de las laceraciones de la lengua en pacientes sanos es limitado. Si los antibióticos se consideran necesarios, se administra penicilina, amoxicilina o clindamicina (en un paciente alérgico a la penicilina). NOTA: Esta es la versión para profesionales. PÚBLICO GENERAL: VER VERSIÓN PARA PÚBLICO GENERAL Copyright © 2023 Merck & Co., Inc., Rahway, NJ, USA y sus empresas asociadas. Todos los derechos reservados.

¿Qué antibiotico sirve para la lengua?

Es una infección por hongos levaduriformes de la lengua y el revestimiento de la boca. Ciertos microbios viven normalmente en nuestros cuerpos. Estos incluyen bacterias y hongos. Aunque la mayoría son inofensivos, algunos pueden causar infección dadas ciertas condiciones.

La candidiasis bucal ocurre en niños y adultos cuando las condiciones permiten demasiado crecimiento de un hongo llamado cándida en la boca. Una pequeña cantidad de este hongo vive normalmente en la boca. Con mucha frecuencia el sistema inmunitario y otros microbios que también viven en su boca mantienen a raya la cándida.

Cuando el sistema inmunitario está débil o cuando las bacterias normales mueren, el hongo puede multiplicarse. Usted es más propenso a padecer candidiasis bucal si presenta alguno de los siguientes factores:

Tiene mala salud.Es un adulto muy mayor. Los bebés pequeños también son más propensos a presentar candidiasis bucal.Tiene VIH o sida. Está recibiendo quimioterapia o medicamentos que debilitan el sistema inmunitario.Está tomando esteroides, incluso algunos inhaladores para el asma o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC),Tiene diabetes mellitus y niveles altos de azúcar en la sangre. Toma antibióticos. Los antibióticos destruyen algunas de las bacterias saludables que previene que la cándida prolifere demasiado.Sus prótesis dentales no ajustan bien.

La cándida también puede causar infección por hongos levaduriformes en la vagina. La candidiasis bucal en recién nacidos es bastante común y fácil de tratar. Los síntomas de la candidiasis bucal abarcan:

Lesiones aterciopeladas y blanquecinas en la boca y en la lenguaAlgo de sangrado cuando se cepillan los dientes o se raspan las lesionesDolor al tragar

Como Cicatrizar Un Corte En La Lengua Su proveedor de atención médica o el dentista por lo regular pueden diagnosticar la candidiasis bucal observando la boca y la lengua. Las lesiones son fáciles de reconocer. Para confirmar que usted tiene candidiasis bucal, es posible que su proveedor:

Tome una muestra de una lesión bucal raspándola suavemente.Examine los raspados bucales con un microscopio.

En casos graves, la candidiasis bucal puede crecer en el esófago también. El esófago es el conducto que conecta la boca con el estómago. Si esto ocurre, su proveedor puede:

Hacer un cultivo de garganta para saber qué microbios están causando la candidiasis.Examinar el esófago y el estómago con un endoscopio flexible, con luz y una cámara en el extremo.

Si usted tiene un caso leve de candidiasis bucal después de tomar antibióticos, consuma yogur o tome cápsulas de acidófilos de venta libre. Esto puede ayudar a restablecer un equilibrio saludable de microbios en la boca. Para un caso de candidiasis bucal más grave, su proveedor le puede recetar:

Un enjuague bucal antimicótico (nistatina).Tabletas (clotrimazol).Medicamentos antimicóticos tomados como píldoras o jarabe. Estos medicamentos incluyen fluconazol (Diflucan) o itraconazol (Sporanox).

La candidiasis bucal puede curarse. Sin embargo, si su sistema inmunitario está débil, puede reaparecer o causar problemas más serios. Comuníquese con su proveedor si:

Tiene úlceras bucales similares a candidiasis en la boca.Presenta dolor o dificultad para tragar.Tiene síntomas de candidiasis bucal y es VIH positivo, está recibiendo quimioterapia o toma medicamentos para inhibir el sistema inmunitario.

Si usted padece candidiasis bucal con frecuencia, su proveedor le puede recomendar que tome medicamentos antimicóticos regularmente para evitar que la candidiasis bucal reaparezca. Si tiene diabetes mellitus, puede ayudar a prevenir la candidiasis bucal manteniendo un buen control de sus niveles de azúcar en la sangre.

Candidosis – oral; Candidiasis oral; Estomatitis candidósica; Infección micótica – boca; Cándida – oral Daniels TE, Jordan RC. Diseases of the mouth and salivary glands. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine.26th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 397. Ericson JE, Benjamin DK. Candida.

In: Kliegman RM, St. Geme JW, Blum NJ, Shah SS, Tasker RC, Wilson KM, eds. Nelson Textbook of Pediatrics.21st ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 261. Lionakis MS, Edwards JE. Candida species. In: Bennett JE, Dolin R, Blaser MJ, eds. Mandell, Douglas, and Bennett’s Principles and Practice of Infectious Diseases.9th ed.

  1. Philadelphia, PA: Elsevier; 2020:chap 256.
  2. Versión en inglés revisada por: Jatin M.
  3. Vyas, MD, PhD, Associate Professor in Medicine, Harvard Medical School; Associate in Medicine, Division of Infectious Disease, Department of Medicine, Massachusetts General Hospital, Boston, MA.
  4. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, Brenda Conaway, Editorial Director, and the A.D.A.M.

Editorial team. Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

¿Cuándo preocuparse por algo en la lengua?

Cuándo consultar al doctor – La lengua blanca generalmente es algo inofensivo, y puede aliviarse cepillándola suavemente con un cepillo de dientes o un rascador lingual y bebiendo abundante agua. Pide una consulta con tu médico o dentista en los siguientes casos:

Te preocupan los cambios que presentas en la lengua Te duele la lengua La lengua blanca persiste por más de unas pocas semanas

Mayo Clinic Health Library © Mayo Foundation for Medical Education and Research. All rights reserved. Terms of Use.

¿Qué médico se encarga de la lengua?

¿Qué especialista lo trata y a dónde puedo acudir? – Cualquier lesión en la lengua debe ser revisada y supervisada lo antes posible por un odontólogo con experiencia, por un médico de cabecera o por el otorrinolaringólogo, que son los tres especialistas que podrán abordar mejor que otro cualquier lesión bucal.

  1. Si estás padeciendo alguno de los síntomas que te mencionamos anteriormente, lo mejor que puedes hacer es ir a una clínica dental profesional, como es el caso de la Clínica Dental Acacias,
  2. En nuestro centro encontrarás un equipo de dentistas profesionales con años de experiencia, los cuales te atenderán y te ayudarán con cualquier problema dental o lingual que padezcas.

Si crees que sufres alguna enfermedad de la lengua y quieres asesoramiento, no pierdas tiempo y pide tu cita, Estamos seguros de que podemos ayudarte y aliviar cualquier síntoma, ¡Llámanos y quédate tranquilo! Dinos que te ha parecido este artículo, Puntúa (DE 1 A 5 ESTRELLAS) 4.51 1 5 259 Your page rank:

¿Qué medicamento es bueno para cicatrizar una herida?

Pulse aquí para ver el documento en formato PDF. Prospecto: información para el usuario Blastoestimulina 20 mg/g polvo cutáneo extracto de Centella asiática Lea todo el prospecto detenidamente antes de empezar a usar este medicamento, porque contiene información importante para usted. Siga exactamente las instrucciones de administración del medicamento contenidas en este prospecto o las indicadas por su médico, farmacéutico o enfermero,

Conserve este prospecto, ya que puede tener que volver a leerlo. Si necesita consejo o más información, consulte a su farmacéutico.

Si experimenta efectos adversos, consulte a su médico, farmacéutico o enfermero, incluso si se trata de efectos adversos que no aparecen en este prospecto. Ver sección 4.

Debe consultar a un médico si empeora o si no mejora después de 5 días.

Contenido del prospecto 1. Qué es Blastoestimulina y para qué se utiliza 2. Qué necesita saber antes de empezar a usar Blastoestimulina 3. Cómo usar Blastoestimulina 4. Posibles efectos adversos 5. Conservación de Blastoestimulina 6. Contenido del envase e información adicional Blastoestimulina 20 mg/g polvo cutáneo es un medicamento para uso cutáneo con acción cicatrizante.

  1. Este medicamento está indicado en cicatrización de heridas, fisuras, úlceras, llagas, escaras y otras erosiones (o grietas) de la piel.
  2. También está indicado en la cicatrización de quemaduras leves y de heridas post-operatorias, especialmente se usa en casos en los que interesa una buena aireación y un secado rápido del proceso a tratar.

No use Blastoestimulina

si es alérgico al extracto de Centella asiática o a alguno de los demás componentes de este medicamento (incluidos en la sección 6), si presenta eccema (erupción) de la piel. si las quemaduras o úlceras a tratar son graves o afectan a zonas extensas de la piel, excepto si su médico así se lo indica. en los ojos.

See also:  CuL Es El Corte Taper?

Advertencias y precauciones Consulte a su médico, farmacéutico o enfermero antes de empezar a usar Blastoestimulina. No igerir. U so cutáneo. No debe emplear este medicamento durante periodos de tiempo prolongados ni sobre heridas infectadas. Si no observa mejora clínica después de 5 días de tratamiento, debe consultar al médico quién revisará la conveniencia del tratamiento.

  • Niños Este medicamento no está recomendado en niños debido a la falta de datos de seguridad y eficacia en dicha población.
  • Otros medicamentos y Blastoestimulina Informe a su médico o farmacéutico si está utilizando, ha utilizado recientemente o pudiera tener que utilizar cualquier otro medicamento.
  • Hasta la fecha no se conocen interacciones.

Embarazo, lactancia y fertilidad Si está embarazada o en periodo de lactancia, cree que podría estar embarazada o tiene intención de quedarse embarazada, consulte a su médico o farmacéutico antes de utilizar este medicamento. No hay datos relativos al uso de este medicamento durante el embarazo o la lactancia por lo que no se recomienda el uso de Blastoestimulina durante el embarazo y la lactancia.

Conducción y uso de máquinas El empleo de Blastoestimulina no produce efectos adversos sobre la capacidad de conducción o utilización de máquinas. Siga exactamente las instrucciones de administración del medicamento contenidas en este prospecto o las indicadas por su médico, farmacéutico o enfermero.

En caso de duda, pregunte a su médico o farmacéutico, Uso cutáneo. No ingerir. La dosis recomenada en adultos es: administrar el polvo de 1 a 3 veces al día, aplicando una pequeña cantidad del mismo sobre la zona a tratar. Se recomienda antes de comenzar el tratamiento realizar una limpieza del área afectada.

  • Si usa más Blastoestimulina del que debe Debido a su uso cutáneo, no es probable que se produzcan casos de intoxicación, salvo que se utilicen accidentalmente sobre amplias superficies de la piel y a dosis muy superiores a las recomendadas.
  • En caso de sobredosis o ingestión accidental, consulte al Servicio de Información Toxicológica.

Teléfono 915 620 420, o consulte a su médico o farmacéutico. Si tiene cualquier otra duda sobre el uso de este medicamento, pregunte a su médico, farmacéutico o enfermero. Al igual que todos los medicamentos, este medicamento puede producir efectos adversos, aunque no todas las personas los sufran.

La aplicación de este producto puede producir picor, quemazón, irritación de la piel y dermatitis de contacto (erupción rojiza en la piel, con picor, por contacto con una sustancia). Comunicación de efectos adversos Si experimenta cualquier tipo de efecto adverso, consulte a su médico, farmacéutico o enfermero incluso si se trata de posibles efectos adversos que no aparecen en este prospecto.

También puede comunicarlos directamente a través del Sistema Español de Farmacovigilancia de medicamentos de Uso Humano: https://www.notificaram.es, Mediante la comunicación de efectos adversos usted puede contribuir a proporcionar más información sobre la seguridad de este medicamento.

Mantener este medicamento fuera de la vista y del alcance de los niños. No requiere condiciones especiales de conservación. No utilice este medicamento después de la fecha de caducidad que aparece en el envase después de CAD. La fecha de caducidad es el último día del mes que se indica. Los medicamentos no se deben tirar por los desagües ni a la basura.

Deposite los envases y los medicamentos que no necesita en el punto SIGRE de la farmacia. En caso de duda pregunte a su farmacéutico cómo deshacerse de los envases y de los medicamentos que no necesita. De esta forma, ayudará a proteger el medio ambiente. Composición de Blastoestimulina

El principio activo de Blastoestimulina 20 mg/g polvo cutáneo es extracto de Centella asiática. Cada gramo de polvo contiene 20 mg de extracto seco purificado de las partes aéreas de Centella asiática.

Los demás componentes son: estearato de magnesio, sílice coloidal anhidra y talco.

Aspecto del producto y contenido del envase Blastoestimulina 20 mg/g polvo cutáneo es un polvo fino de color blanco que se presenta en frascos de 5 gramos, Titular de la autorización de comercialización y responsable de la fabricación Titular de la autorización de comercialización Almirall, S.A.

¿Cómo curar llagas en la lengua con bicarbonato?

Remedios para llagas en la lengua – También existen algunos remedios caseros que te ayudarán a aliviar las molestias de una llaga en la lengua:

Pomada casera de cúrcuma y miel : mezcla cúrcuma en polvo con un poco de miel y aplícate la pasta resultante directamente sobre la llaga. Espera 5 minutos y enjuágate bien la boca. El poder antiséptico de la cúrcuma te aliviará bastante. Bicarbonato sódico : en caso de que se te haya hinchado la lengua, con un poco de agua y bicarbonato haz una pasta que aplicarás directamente sobre la afta. Déjala 10 minutos y luego enjuágate. Verás que la inflamación comienza a rebajarse. Hielo : ponte un cubito de hielo envuelto por una gasa directamente sobre la ampolla que te ha salido en la lengua. Gracias a sus propiedades antiinflamatorias y anestésicas, el alivio será inmediato. Enjuagues de agua templada y sal : hacer gárgaras con una solución de agua templada y sal te aliviará bastante las molestias de una llaga rebelde.

¿Qué antibiótico es bueno para las llagas en la boca?

Aftas bucales | Farmacia Profesional Las lesiones de la mucosa oral, y más concretamente las denominadas aftas bucales, si bien resultan sumamente molestas para el paciente, suelen ser de carácter benigno y en la mayoría de los casos no presentan complicaciones clínicas relevantes.

Su popularidad entre la población, su alta prevalencia, su aparición esporádica y su etiología difícilmente atribuible a ninguna causa concreta hace que las aftas bucales sean consideradas afecciones de carácter banal y, por consiguiente, una patología susceptible de requerir únicamente de la ayuda y consejo del farmacéutico para aliviar su molesta sintomatología y/o acelerar su curación.

Definición y sintomatología Quemadura es el significado etimológico del término griego aphtay que ha dado lugar a la denominación “aftas”. Este es el término con el que actualmente se conoce un tipo de lesiones benignas que afectan el epitelio de la mucosa oral, de tipo vesículo-ulceroso, no queratinizadas, que conllevan una pérdida de sustancia de la mucosa y que son inicialmente necróticas, dolorosas y recidivantes.

Las aftas bucales, conocidas coloquialmente como llagas de la boca, pueden aparecer tanto como lesiones únicas, aisladas temporal y físicamente, o como lesiones múltiples de pequeño tamaño que pueden llegar a confluir dando lugar a una llaga de mayor tamaño y bordes irregulares. Presentan localización superficial y aparecen en la mucosa bucal móvil: superficie interna de las mejillas y labios, bordes y dorso de la lengua, paladar blando y base de las encías.

Impactan negativamente sobre la calidad de vida del paciente por el alto grado de dolor y disconfort que generan en el desarrollo normal de la actividad cotidiana (hablar, comer, beber o bostezar). La aparición de estas lesiones no se produce de forma súbita sino que tiene una fase prodrómica característica y fácilmente identificable por el paciente acostumbrado a padecer este tipo de problema: la aparición de las aftas viene precedida por una sensación de escozor, picor y/o hormigueo en la zona afectada que evoluciona en pocas horas (12 – 36) a una mancha o protuberancia indurada y de color rojizo que acaba finalmente ulcerándose.

  • La identificación rápida de estos signos es de gran utilidad, puesto que permite establecer un tratamiento precoz que revierta o al menos minimice la aparición de la ulceración.
  • Las lesiones aftosas son redondeadas u ovales, con bordes bien definidos y elevados en forma de cráter, localizadas sobre una base inflamatorio-eritematosa.

La exudación de fibrina en la zona lesionada es la responsable del color blancogrisáceo o amarillento característico del área central del afta. Su evolución es centrífuga, lo que implica que la úlcera aumenta de tamaño hasta alcanzar un diámetro máximo en un plazo variable de 24 horas a una semana.

  • Como ya se ha mencionado, su síntoma más característico es el dolor localizado, aunque en las formas más severas también puede aparecer fiebre, ganglios inflamados y malestar general.
  • Las aftas menores suelen presentar recidivas, aunque de un brote a otro suelen transcurrir períodos más o menos largos totalmente asintomáticos
  • Clasificación
  • Según su tamaño, forma, patrón de presentación (formas agudas o crónicas) y manifestaciones clínicas, podemos diferenciar tres tipos distintos de aftas:

• Aftas menores ( afta minor o menor de Mickulick): son las más frecuentes y se presentan como pequeñas úlceras ovaladas o redondeadas, poco profundas y localizadas en las zonas no queratinizadas de la mucosa bucal, preferentemente en los bordes de la lengua, en la mucosa interna de los labios y mejillas.

  • En un mismo episodio pueden aparecer de una a cinco lesiones de carácter leve, cuyo tamaño medio se halla entre los 2-5 mm, no siendo frecuente que superen los 10 mm de diámetro.
  • Durante el período en que se encuentran activas provocan un dolor agudo intenso, que se irradia a las zonas anexas y que se intensifica al hablar, masticar o ingerir alimentos (especialmente los de carácter ácido y/o picante).

No obstante, suelen resolverse por sí mismas en períodos de tiempo inferiores a una semana. Las aftas menores suelen presentar recidivas, aunque de un brote a otro suelen transcurrir períodos más o menos largos totalmente asintomáticos. • Aftas mayores ( afta major o mayor de Sutton): se presentan tanto aisladas como múltiples, caracterizándose por presentar un gran tamaño –superior a los 10 mm de diámetro– y ser más profundas y destructivas que las citadas con anterioridad.

En ellas el tejido conectivo se ve comprometido, existen lesiones en los vasos sanguíneos que irrigan la zona, por lo cual se aprecia un fondo hemorrágico en la ulceración y en muchos casos están acompañadas de adenopatías. Estas aftas son capaces de permanecer en esta fase durante un período de tiempo superior a una semana en prácticamente todos los casos, llegando a permanecer activas durante semanas e incluso meses.

Tras su remisión, suele observarse una cicatriz en la zona afectada y la mucosa hipocrómica y con fibrosis superficial. Se localizan mayoritariamente en labios, lengua, faringe, paladar y zona interna de las mejillas. • Estomatitis aftosa recurrente (forma herpetiforme de Cooke): se caracteriza por la presencia de múltiples y pequeñas aftas –no suelen superar los 3 mm– repartidas en grupos y de forma regular en cualquier parte de la mucosa bucal; sin embargo, presentan tendencia a unirse formando úlceras mayores y de morfología irregular, cuyo aspecto recuerda a las lesiones producidas por los herpes virus.

Este tipo de aftas, a pesar de lo que su nombre pudiera indicar, no son originadas por el virus del herpes, sino que responden a otra casuística que conduce a su desarrollo. Epidemiología Las aftas bucales son la patología más común entre todas las lesiones que afectan la mucosa oral. Su carácter benigno y su popularidad entre la población dificulta la existencia de datos fiables respecto a su prevalencia, puesto que en contadas ocasiones se recurre al médico para su diagnóstico y tratamiento.

Se estima que entre un 20 y un 60% de la población en algún momento de su vida se ha visto afectada por este tipo de lesiones, siendo la población infantil la que mayor incidencia presenta, dato justificable porque quizás es también la que más recurre al pediatra ante cualquier afectación de salud y por el frecuente uso de aparatos de ortodoncia.

  1. Si bien no puede hablarse de una estacionalidad en su aparición, lo cierto es que la incidencia de las aftas aumenta levemente durante la primavera y el otoño y se reduce mucho la aparición de brotes intensos durante los meses estivales.
  2. En un importante número de casos existe una cierta “cronificación” del proceso: los episodios esporádicos tienden a convertirse en procesos crónicos, con brotes recidivantes que van disminuyendo su cadencia a medida que avanza la edad del paciente, llegando a ser prácticamente inexistentes a partir de los 65-70 años.
  3. En los pacientes de edad avanzada la presencia de aftas normalmente está asociada al uso de prótesis dentales.
  4. Etiología
  5. Aunque la etiología de las lesiones aftosas sigue siendo hoy por hoy parcialmente desconocida y controvertida, parece ser que en su aparición concurren tanto factores predisponentes endógenos, como agentes desencadenantes de tipo exógeno.
  6. Considerando en primer lugar los factores endógenos, la existencia en estos procesos de una componente genética cada vez adquiere más fuerza, especialmente ante los estudios que afirman que la probabilidad de que un individuo sano padezca este tipo de lesiones es significativamente mayor si uno de sus progenitores tiene tendencia a padecer aftas, aumenta si son ambos y la incidencia es muy alta en casos de hermanos gemelares univitelinos.
  7. Otros postulados apuestan por la participación de factores inmunológicos como posibles vínculos favorecedores de la aparición de las aftas, sin embargo, no existe consenso sobre si su desencadenamiento se produce por mecanismos humorales o celulares.
See also:  Que Significa Corte Penal Internacional?

Una primera hipótesis responsabilizaría la aparición de este tipo de úlceras a la existencia de autoanticuerpos contra las células basales de las membranas mucosas orales. No obstante, se contrapone con la observación empírica de que estos autoanticuerpos presentan una mayor reactividad con las células espinosas que con las basales y además presentan reacción cruzada con otros epitelios en los que no existe manifestación de lesiones similares.

  • Otras hipótesis justifican la aparición de aftas con la existencia de vasculitis inducidas por inmunocomplejos circulantes y las reacciones derivadas de ello y otras al desequilibrio en los subtipos de linfocitos T4/T8 y/o la destrucción celular de la mucosa por parte de citoquinas linfocitarias.
  • A todos los factores etiológicos endógenos citados debe sumarse la intervención de factores exógenos, en muchos casos considerados como responsables principales de las formas agudas de este tipo de lesiones. En esta línea, se defiende el origen infeccioso (vírico o bacteriano) avalado por un significativo número de profesionales sanitarios, así como un sinfín de otros múltiples factores, comúnmente aceptados, entre los que cabe citar:
  • • Lesiones bucales erosivas y traumatismos repetitivos que afecten a la mucosa bucal (limpieza dental agresiva, ortodoncias, dentaduras mal adaptadas, mordiscos, mala oclusión dentaria,)
  • • Hipersensibilidad a determinados alimentos, conservantes o aditivos alimentarios (nueces, avellanas, marisco, queso, chocolate, vinagre, mostaza, leche, trigo, soja, piña, limón, son algunos de los alimentos que se han relacionado con la aparición de úlceras bucales en individuos predispuestos a este tipo de afecciones).
  • • Reacciones adversas a ciertos fármacos: corticosteroides, inmunosupresores, antineoplásicos, antiinflamatorios no esteroídicos, antiinfecciosos,
  • • Alteraciones psicológicas (estrés, depresión, ansiedad, situaciones de elevada tensión emocional,) que pueden desencadenar desde una lesión única hasta un brote aftoso.

• Alteraciones hormonales relacionadas con el ciclo menstrual femenino (aftas catameniales –antes de la menstruación–, aftas postovulatorias). Este hecho hallaría su justificación en el aumento de los niveles de progesterona y la disminución de los niveles de estrógenos que implicaría una deficiente queratinización de las mucosas y un aumento de la fragilidad epitelial.

  1. Durante el embarazo desaparecería la tendencia a desarrollar aftas, quizás por el aumento de estrógenos que implica este estado, aunque no se ha podido demostrar.
  2. Carencias nutricionales: un déficit de hierro, zinc, vitamina B 12 y ácido fólico parecen precipitar de algún modo la aparición de aftas en la mucosa bucal.

• Alteraciones digestivas o manifestaciones de otras enfermedades: colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn, enfermedad celíaca, enfermedad de Behcet, candidiasis, inmunodeficiencias, pueden tener como primera y en muchas ocasiones durante un cierto tiempo como única manifestación este tipo de lesiones.

  1. • Cesación tabáquica: en fumadores activos es altamente infrecuente la aparición de aftas bucales, hecho que encuentra una explicación en el hecho de que el consumo de tabaco provoca un mayor grado de queratinización en las mucosas bucales.
  2. Si bien no puede hablarse de una estacionalidad en su aparición, lo cierto es que la incidencia de las aftas aumenta levemente durante la primavera y el otoño y se reduce mucho la aparición de brotes intensos durante los meses estivales
  3. Diagnóstico

La realización de un correcto diagnóstico es crucial para poder instaurar el tratamiento más efectivo y adecuado al tipo de ulceración que presente el paciente. La diferenciación y caracterización de las lesiones clínicas es el punto de partida para poder realizar un diagnóstico diferencial, apoyándose en exámenes de laboratorio y estudios histopatológicos si fuera necesario.

  • No obstante, es importante recordar que antes de recomendar cualquier tratamiento, si el farmacéutico tiene la sospecha que las lesiones en la mucosa bucal puedan ser originadas por otra patología diferente a la propia de una estomatitis aftosa común, debe derivar la consulta al facultativo para su valoración y consiguiente diagnóstico diferencial de las mismas.
  • Así por ejemplo, las lesiones producidas por una infección herpética se caracterizan porque las vesículas presentan una disposición unilateral y el paciente puede sufrir fiebre y malestar general, en el caso de varicela las úlceras se localizan en el interior de la cavidad bucal en número considerable y repartidas por toda la superficie y en las candidiasis las lesiones se manifiestan de distinto modo según la edad del paciente (muguet oral en el recién nacido y niños de corta edad y glositis en adultos).
  • En los últimos años se ha visto un importante incremento de casos de leucoplasia vellosa, ulceras bucales que aparecen en enfermos afectados por el virus causante del síndrome de la inmunodeficiencia adquirida (sida) y que puede ser confundida con un afta común si no se realiza un diagnóstico minucioso.
  • Se han descrito, asimismo, casos, aunque su frecuencia no es demasiado elevada, en los que se relaciona la aparición de úlceras bucales con los primeros signos y síntomas de procesos cancerígenos.
  • En cualquier caso, se deberán recabar datos sobre la existencia de antecedentes familiares y personales; la forma, tamaño y número de lesiones, así como la frecuencia de las recidivas, los síntomas y signos (específicos o no) que experimenta, la existencia y evolución de otras lesiones en piel y mucosas, los hábitos vitales; la existencia de intervenciones estomatológicas recientes y otros tratamientos farmacológicos para derivar el caso al facultativo en caso de una primera intervención por el farmacéutico o la de realizar un diagnóstico más específico por parte del médico.
  • Si bien no puede hablarse de una estacionalidad en su aparición, lo cierto es que la incidencia de las aftas aumenta levemente durante la primavera y el otoño y se reduce mucho la aparición de brotes intensos durante los meses estivales
  • Tratamiento
  • Una de las características más significativas y relevantes de esta clase de lesiones de la mucosa bucal es el dolor y las molestias que ocasionan, por lo cual el paciente –a sabiendas de que las aftas responden a un cuadro benigno y auto-limitado– busca de forma inmediata la instauración de medidas que palien el dolor, aminoren el resto de la sintomatología y acorten el curso del proceso.
  • El tratamiento indicado para las aftas bucales no complicadas es siempre local y se centra en tres ejes:
  • 1) Paliar la sintomatología: disminuir el dolor y la inflamación.

• Antiinflamatorios (bencidamida, carbenoxolona, hidrocortisona, triamcinolona, dexametasona,.): están considerados como el tratamiento base para la resolución de este tipo de lesiones. Su aplicación local reduce el componente inflamatorio de las erosiones orales existentes, dando lugar a una mejora rápida y eficaz de la sintomatología.

Existen diversas presentaciones en función del tipo, localización y tamaño de las úlceras, así como de las preferencias del paciente: formulaciones diseñadas para niños (preparados con el aspecto de una gominola con un palo de sujeción que ayudan al menor a no deglutir el producto y mantenerlo cerca de la lesión), ya que es un colectivo especialmente afectado por este tipo de lesiones, comprimidos desleíbles, geles orales, enjuagues bucales o aerosoles.

• Anestésicos locales (lidocaína, benzocaína, tetracaína): su finalidad es la reducción de la sensibilidad dolorosa que generan las aftas. Suelen formularse asociados a otros activos, principalmente antisépticos y antiinflamatorios, en distintas presentaciones galénicas de forma que su aplicación resulte adecuada, tanto para tratar lesiones bien localizadas (formulaciones semisólidas bioadhesivas), como para instaurar el tratamiento en lesiones de difícil acceso, cuando sean numerosas y dispersas o para su prevención en pacientes con tendencia a desarrollar lesiones orales ulcerativas consecuencia del uso de prótesis, ortodoncias u otras situaciones similares (colutorios, soluciones orales, comprimidos desleíbles).2) Favorecer el proceso de cicatrización y la regeneración de tejidos afectados.

El ácido hialurónico es, fisiológicamente, un constituyente normal del tejido conectivo gingival, que interviene activamente en la función barrera, siendo por ello un elemento esencial para el mantenimiento de la mucosa bucal sana. Sus propiedades antiedematosas, derivadas de sus propiedades físico-químicas y de su capacidad de macroagregación, favorecen la restauración del balance hídrico que se ha visto alterado por las lesiones aftosas y que es fuente de dolor por la compresión e inflamación que el edema genera en la zona lesionada.

Su aplicación local sobre la mucosa bucal lesionada y consecuentemente su disponibilidad en el área tratada, además de aliviar el dolor y disminuir la inflamación, favorece y acelera la regeneración tisular al activar la migración de los fibrocitos, así como la cicatrización natural de las lesiones ulcerosas.

  1. • Protectores locales de la mucosa (triésteres de glicerol oxidados): su aplicación acelera el proceso de cicatrización natural de la lesión, ya que ayuda a restaurar el film protector hidrolipídico al limitar la pérdida insensible de agua y promueve la renovación celular.
  2. 3) Prevenir complicaciones (sobreinfección de las úlceras) y de nuevos brotes.
  3. • Antisépticos bucales tópicos (clorhexidina clorhidrato, hexetidina, povidona yodada, benzalconio cloruro, borato sódico): su finalidad principal radica en disminuir la posibilidad de sobreinfección de las úlceras bucales ya existentes, acelerando de este modo su curación.

Las soluciones orales de uso tópico que los contengan estarán indicadas para la realización de enjuagues bucales y/o gargarismos. Se recomienda utilizarlo de 2 a 3 veces/día, preferiblemente tras las comidas. Sin embargo, las formas semi-sólidas incluirán el agente antiséptico a dosis más altas, siendo su modo de aplicación variable en función del excipiente utilizado.

Cuando la aparición de aftas esté condicionada por el uso de prótesis dentales o aparatos de ortodoncia, antes de su uso se recomienda sumergir las prótesis durante dos minutos en un colutorio o una solución diluida con agente antiséptico. • Antibióticos: La administración de antiinfecciosos, como la tetraciclina, en forma de solución extemporánea al 2,5% para la realización de enjuagues bucales suele dar buenos resultados en los casos de estomatitis aftosa recurrente y de úlceras bucales severas de tamaño superior a 1 cm.

Su uso no se recomienda en niños que aún no hayan cambiado las piezas dentales o que se hallen en proceso de hacerlo, ya que la tetraciclina provoca una decoloración permanente en los dientes en formación. Si bien el tratamiento local, como ya se ha citado, es el de elección para esta patología bucal, el tratamiento sistémico estará justificado cuando el dolor y las molestias sean tan intensas que repercutan notablemente en la actividad normal del paciente.

Los analgésicos orales (ibuprofeno y paracetamol) son los fármacos de elección por su efectividad, buena tolerancia, los infrecuentes efectos adversos y la amplia aceptación por parte del paciente. Cualquiera de estos tratamientos requieren que se practiquen antes, durante y tras la intervención unas medidas higiénicas generales que permitan que la efectividad terapéutica del tratamiento instaurado no se vea mermado.

Entre ellas cabe destacar: lavarse cuidadosamente las manos antes de manipular la zona afectada para minimizar sobreinfecciones o propagación de las lesiones, limpieza de la mucosa bucal afectada mediante enjuagues con el fin de eliminar cualquier residuo que hubiera en la cavidad bucal y que pudiera interferir con la medicación o favorecer el crecimiento de la flora oral; uso siempre que sea posible de aplicadores o torundas de un solo uso y evitar la ingesta de alimentos y/o bebidas hasta pasado un cierto tiempo desde la aplicación del fármaco para evitar su arrastre de la zona a tratar.